EL FULGOR ARGENTINO, CLUB SOCIAL Y DEPORTIVO

de Taller de Dramaturgia del Grupo de Teatro Catalinas Sur Canciones
Letra y Música, Cristina Ghione
Dirección Gral., Adhemar Bianchi y Ricardo Talento (Los Calandracas) con Grupo de Teatro Catalinas Sur (100 vecinos de la Boca)

Argumento:

La obra cuenta, con el trasfondo de los sucesivos bailes de carnaval de un Club de barrio, la historia de nuestro país desde 1930 hasta el 2030, aventurando un futuro decadente - como consecuencia de todo lo que conocimos hasta hoy - y el cuál, sin embargo, descubre al final es una broma al público; consecuentemente, la modifica expresando una idea muy distinta.

Análisis:

La dramaturgia combina muy equilibradamente la estructura clásica de obra cerrada, en donde el conflicto se encuentra polarizado por los vaivenes históricos entre la unidad y la escisión, repetitivas en nuestra sociedad, y las reminiscencias medievales, y aún mucho más antiguas, de un teatro primitivo (popular) y procesional en estaciones, que opone una y otra vez utopías a violentas realidades que las abortan. También es utilizado certeramente el recurso de: "el público conoce la historia", por lo tanto el cómo nos la contarán prevalecerá como motivo de interés por encima del qué nos van a contar.

La dirección, inclinada a aprovechar los recursos espontáneos y naturales de un elenco numeroso que canta, baila, hace música en vivo, y se ve integrado por vecinos del lugar (no por actores profesionales), halla su mayor logro en la cohesión y sentido comunitario que impregna todo el espectáculo hasta en el vestuario y las escenotecnias resueltos con graciosa síntesis por la factura artesanal del mismo Grupo.

Todos éstos elementos, con el adicional de un lenguaje carnavalesco y satírico-político de murga, sumados a melodías fácilmente reconocidas (de temas que fueron hits en sus momentos), como soporte de las nuevas letras creadas para la pieza, conjugado todo ello con el bajo precio de la entrada y con un espacio peculiar (galpón con gradas), confieren al espectáculo un divertido y delicioso carácter popular.

De Teatro Popular. Dije antes procesional porque si bien no es el público el que deambula, sí desfilan ante nosotros a la manera de sugestiva procesión o ditirambo, múltiples escenarios sucesivos: salón de bailes, calles, plazas, casas, países, etc., para narrarnos la tragicómica realidad de nuestro país.

De todas formas no es esto lo que la obra nos deja pensando pues en la penúltima canción del espectáculo, defiende el derecho a la "utopía" que todos tenemos como seres humanos, poniendo como ejemplo de ella la imponente realización que ese Grupo ha venido gestando durante años y que ya a esa altura de la función deviene en la reconfortada exaltación de un público totalmente embriagado por la catarsis que termina bailando y mezclándose con los actores. La canción final de cierre es un broche de oro adicional que corona siempre los espectáculos del Grupo y consiste en un Olelelé, la canción de La Catalina. Es decir, un himno del Grupo y un canto de afirmación de identidad que reseña su historia y su razón de ser... juntos! ¡En comunidad!

Norberto Montero - Teatro El Galpón de Catalinas - 14.04.00

ANTERIOR
SIGUIENTE